La nueva revolución industrial: la Fábrica Inteligente

27.08.2015

Actualmente existe, entre las principales economías mundiales,  una tendencia global muy clara orientada  a fortalecer las capacidades de producción industrial mediante un uso intensivo de los últimos avances en tecnologías de la información (TICs), algunos de los cuales abren ahora posibilidades completamente nuevas, capaces de incrementar la productividad y la eficiencia de las plantas productivas. Una de las iniciativas con más peso en esta nueva tendencia es la denominada “Industria 4.0”. Países líderes a nivel industrial, como Alemania, lo están fomentando de forma muy decidida.

La producción en masa comenzó con el coche T de Ford. Un factor clave de su éxito fue la decisión de restringir la producción a un solo modelo y a un solo color: "Cualquier cliente puede tener el coche del color que quiera siempre y cuando sea negro", decía Henry Ford, creador de dicho modelo. Actualmente la realidad es bien distinta. Gran cantidad de variantes,  opciones y configuraciones nos permiten crear vehículos altamente personalizados, casi únicos en su clase.

El concepto de Industria 4.0 es una de las respuestas a las nuevas necesidades, cada vez más comunes en el mercado, orientadas precisamente hacia la personalización de productos donde la producción debe adaptarse a lotes muy pequeños, incluso unitarios. Para conseguirlo es imprescindible una adaptación automática y muy flexible de las cadenas productivas. Para lograr este objetivo es fundamental mejorar la comunicación entre las máquinas, incluyendo nuevos mecanismos de recogida y análisis de datos, así como formas radicalmente nuevas de interactuar y operar en las fábricas, permitiendo incluso la convivencia entre personas y robots. Así conseguiremos llegar a tener una fábrica inteligente que sea capaz de optimizar la producción en cada instante, lo que sin duda dará lugar a la aparición de nuevos tipos de servicios y modelos de negocio.

En todo este proceso de revolución subyace la necesidad de estrechar las distancias entre el mundo físico y el mundo digital, lo que permitirá el desarrollo de máquinas más inteligentes o plantas productivas capaces de intercambiar información con autonomía, para transformar definitivamente la industria hacia la Fábrica Inteligente.

En la tendencia de Industria 4.0 no solo las máquinas y la automatización tendrán el protagonismo, también las personas jugarán un papel determinante en este nuevo escenario. Además de avanzar en las tecnologías que permitan reducir la distancia entre lo físico y lo digital, es también necesario el desarrollo de una nueva generación de mecanismos de interacción entre las personas y las máquinas. Los mecanismos tradicionales de operación con las máquinas deben dejar paso a nuevas formas de comunicación, donde interfaces gráficos avanzados, dispositivos móviles o la interacción natural permitan optimizar los procesos de fabricación.

Cada vez es más importante, y lo será aún más en el futuro, ofrecer a los operarios mecanismos flexibles de formación continua y herramientas de acceso y procesamiento de datos, como la realidad aumentada o la analítica visual, capaces de proveer información contextualizada y,  por tanto, ayudarles en sus procesos de toma de decisiones.

La Industria 4.0 abrirá nuevas posibilidades para aumentar y mejorar la productividad y favorecerá la aparición de nuevas oportunidades de negocio que permitan asegurar el futuro de la fabricación en las economías más avanzadas.

 

Dr. Iñigo Barandiaran

Director de Industria y Fabricación Avanzada

Vicomtech-IK4

Vicomtech

Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa,
Paseo Mikeletegi 57,
20009 Donostia / San Sebastián (España)

+(34) 943 309 230

close overlay